Fuerzas rebeldes colombianas dieron muerte a 28 soldados el martes en el asalto más fatídico contra tropas del gobierno en años.

El ataque ocurrió cerca de la localidad de Vista Hermosa, al sur de la ciudad capital Bogotá y cerca de un área controlada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC.

Funcionarios militares afirmaron que los soldados resguardaban a trabajadores encargados de destruir plantaciones de coca, la planta utilizada para elaborar cocaína.

El presidente colombiano Alvaro Uribe, quien se presentó a la reelección en los comicios a efectuarse en mayo, ha aumentado los esfuerzos militares contra las FARC en la región.