Dos días de lluvia y nieve en la zona donde ocurrió un terremoto en Pakistán han impedido la llegada de los vuelos de asistencia, agravando la situación de millones de supervivientes que pernoctan en carpas.

No se ha informado de incidentes importantes, aunque las fuerzas armadas dijeron que algunas carpas colapsaron.

Informes provenientes de la región indican que las fuertes lluvias en toda la zona montañosa produjeron algunos derrumbes, aunque continúan las operaciones de asistencia terrestre.

Las fuentes agregaron que algunas partes afectadas por el sismo, que se extendió desde Cachemira hasta la provincia de la Frontera Noroeste, se encuentran sepultadas bajo 60 centímetros de nieve.

Grupos de ayuda sostienen que guardan material de emergencia adicional cerca de los pueblos que tiene mayores probabilidades de quedar aislados este invierno.

Más de tres millones de personas quedaron sin hogar y 73 mil personas murieron en el terremoto del 8 de octubre en el norte de Pakistán.

Otras mil 300 personas murieron en la vecina Cachemira india.