Una niña iraquí de tres meses de edad que sufre de un grave defecto congénito será sometida, hoy lunes, a una operación para salvarle la vida en el estado norteamericano de Georgia.

Noor al-Zahra, conocida afectivamente como la “bebé Noor”, sufre de espina bífida, una condición en que la espina dorsal no se desarrolla por completo durante el embarazo.

Un grupo de soldados de la Guardia Nacional de Estados Unidos, con sede en Georgia descubrió a la bebé durante una incursión en una empobrecida área de Bagdad el mes pasado y efectuó las gestiones para que la bebé recibiera tratamiento en Estados Unidos.

Los cirujanos de un hospital de la ciudad de Atlanta, Georgia, repararán la espina dorsal de la bebé, dándole la posición adecuada.

También extirparán una masa de piel en forma de tumor que se desarrolló sobre su espina dorsal.

Los médicos piensan que la operación quirúrgica será exitosa, aunque señalaron que es probable que la bebé Noor nunca llegue a caminar.