Irán retiró los sellos de la ONU de una de sus instalaciones nucleares y reanudó sus investigaciones, generando críticas de varios países occidentales que quieren que Teherán abandone sus polémicas actividades nucleares.

Autoridades iraníes dijeron este martes que ningún combustible nuclear está siendo producido en la planta de Natanz.

El Organismo Internacional de Energía Atómica confirmó que sus sellos fueron retirados de la planta.

El Secretario de Relaciones Exteriores británico Jack Straw afirmó que no hay razón alguna para que Irán reanude las investigaciones si sus intenciones nucleares son pacíficas.

El ministro de relaciones exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier dijo que las autoridades de su país se reunirán con sus contrapartes de Gran Bretaña y Francia con el fin de decidir si hay alguna base para que continúen las negociaciones con Irán respecto al tema nuclear.

Rusia también exhortó a Teherán a cumplir sus compromisos nucleares. Occidente acusa a Irán de estar tratando de desarrollar secretamente armas nucleares, una acusación que Teherán rechaza.