Omar Mora, presidente del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, rechazó airadamente un informe del grupo pro-derechos humanos Human Rights Watch en el que se acusa al mandatario Hugo Chávez de socavar el sistema judicial y de limitar las libertades de prensa.

Mora censuró el informe de la organización, calificando sus acusaciones de irresponsables y ultrajantes.

El informe del grupo pro-derechos humanos sostiene que el gobierno de Chávez llenó al alto tribunal con sus aliados y aprobó numerosas leyes que restringen la libertad de prensa.

El gobierno de Chávez ha rechazado repetidamente críticas de grupo pro derechos humanos y de Estados Unidos sobre lo que caifican como la erosión de la democracia en Venezuela.

Las relaciones entre Washington y Caracas han permanecido tensas desde que Chávez asumió la presidencia en 1999.