Amnistía Internacional dio a conocer que, desde 1977, Estados Unidos ha ejecutado a por lo menos 100 prisioneros que eran enfermos mentales.

El grupo pro derechos humanos, que se opone a la pena de muerte, indicó, en un informe dado a conocer el lunes, que Estados Unidos debería prohibir el uso de la pena capital contra delincuentes enfermos mentales.

De acuerdo con el informe de Amnistía Internacional, algunos enfermos mentales no entienden los cargos en su contra o la seriedad de los delitos de los que se les ha acusado.

Una encuesta de opinión publicada el mes pasado por la organización Gallup refleja una disminución en el apoyo a la pena de muerte en Estados Unidos.

Sesenta y cuatro por ciento de estadounidenses dice apoyar la pena capital comparado con el 80% en 1994.