En Alemania, un enfermero acusado de haber cometido asesinatos en serie reconoció se declaró culpable ante un tribunal.

Sin embargo el confeso autor de los múltiples crímenes se niega a entregar el número exacto de víctimas.

Cuando su juicio se inició, hoy martes en Kempten, Stephan Letter se declaró culpable de algunos asesinatos, aunque insistió que previamente se había declarado culpable de otros que en realidad no cometió.

Letter es acusado de haber dado muerte a 29 pacientes, en su mayoría ancianos y dijo a las autoridades que administró a sus víctimas inyecciones letales por “compasión”, para evitarles sufrimiento.

Todas las víctimas murieron durante un período de 17 meses, cuando Letter trabajaba en un hospital en los Alpes bávaros.

La mayoría superaba los 75 años de edad, aunque el más joven tenía 40 años. Las múltiples muertes no causaron sospechas al comienzo.

La policía comenzó a sospechar cuando el hospital informó de una escasez de medicamentos que posteriormente fueron hallados en el hogar de Letter.