Petroecuador, la compañía petrolera estatal de Ecuador, suspendió el funcionamiento de un oleoducto después que un grupo de manifestantes ocupó una estación de bombeo.

El incidente ocurrió el martes, al este de Quito, cuando centenares de manifestantes atacaron la estación, y exigieron que el gobierno expulse a la compañía petrolera estadounidense Occidental Petroleum Corporation debido a una disputa contractual.

El oleoducto transporta normalmente unos 300 mil barriles de crudo, por día, a la costa del Océano Pacífico para su exportación.

Occidental Petroleum ha estado en disputa con Ecuador por una presunta transación ilegal de acciones.

El gobierno de Quito dice que Occidental transfirió acciones petroleras a una compañía petrolera canadiense sin notificar al gobierno ecuatoriano.