Un juez estadounidense determinó que el gobierno se equivocó al repatriar a 15 cubanos que llegaron a un puente abandonado en enero.

El juez de distrito Federico Moreno decidió que el puente, cerca de Miami, debió haber sido considerado suelo estadounidense.

En enero, las autoridades decidieron que el puente no estaba conectado a Estados Unidos y retornaron los migrantes a Cuba.

Washington tiene la política de “pies mojados, pies secos” para los migrantes ilegales cubanos.

De acuerdo a dicha política, a aquellos que llegan a suelo estadounidense se les permite permanecer, pero los que son recogidos en el mar son repatriados.

El juez Moreno ordenó a las autoridades estadounidenses hacer lo posible por ayudar a regresar a Estados Unidos a los 15 cubanos repatriados.