El presidente Bush solicitó nuevos poderes para recortar el gasto público.

En un discurso pronunciado hoy en la Casa Blanca, Bush señaló que presentará un proyecto de ley que le otorga un veto parcial.

Bajo la ley actual, si el Congreso aprueba un proyecto de ley financiando un Departamento de gran tamaño, como las fuerzas armadas o el de transporte, Bush debe aprobar el proyecto o vetarlo en su totalidad.

El veto parcial le permitiría reprobar ciertos aspectos y mantener el resto de un proyecto de ley determinado, promulgándolo.

Bush señaló que la mayoría de los gobernadores estatales poseen esa capacidad de veto parcial.

Los políticos han estado debatiendo cómo recortar el enorme déficit fiscal estadounidense, el que se agrava cada vez que un miembro del Congreso cambia los proyectos de ley para financiar proyectos de cuestionable valor en sus distritos.