El cadáver del ex presidente de Yugoslavia, Slóbodan Milósevic, fue trasladado a Belgrado, cuatro días después de su muerte en el Centro de Detención del Tribunal de La Haya.

Funcionarios del Partido Socialista informan que el ataúd será colocado en capilla ardiente en Belgrado, y que el sábado tendrá lugar el funeral en Pozarevac, pobación natal del ex mandatario.

El presidente serbio Boris Tadic descartó la realización de un funeral de Estado. Este miércoles, médicos rusos revisaron la autopsia preliminar y confirmaron que Milósevic falleció de un infarto.

Las interrogantes surgieron sobre el tema cuando un toxicólogo holandés dijo que Milósevic había ingerido una poderosa droga usada para tratamiento de enfermedades que él no tenía.