El presidente Bush calificó a Hungría como una de las principales luces de la democracia, durante una celebración del Día Nacional de Hungría, el miércoles, en el capitolio estadounidense.

El mandatario dijo que Hungría es un ejemplo de la libertad que existe en el alma de todos y añadió que la tiranía no puede erradicar el deseo de ser libre.

Bush también agradeció a Hungría por sus contribuciones a las guerras por la libertad en Afganistán e Iraq.

Este año se conmemora el quincuagésimo aniversario de la Revolución Húngara, cuando el país, entonces dominado por la Unión Soviética, formó una nueva coalición gubernamental, proclamó su neutralidad y se retiró del Pacto de Varsovia.

Como consecuencia de eso, las fuerzas soviéticas aplastaron violentamente al nuevo gobierno húngaro.

Centenares de miles de húngaros huyeron y muchos otros fueron llevados a prisión.