Un presunto terrorista de al Qaeda que enfrenta cargos en relación a un ataque con granada en 2002, en Afganistán compareció ante un tribunal militar en la Base Naval de Estados Unidos de la Bahía de Guantánamo, Cuba.

El afgano Abdul Zahir está acusado de lanzar una granada contra un vehículo que transportaba a tres periodistas. La corresponsal del Toronto Star, Kathleen Kenna, sufrió heridas en un apierna en el atentado.

Zahir, quien también enfrenta cargos de conspiración y ayudar al enemigo, no prestó declaración. Fiscales alegan que Zahir ayudó al enemigo al trabajar como traductor y transportador de dinero para la red terrorista al Qaeda y conspirar los ataques.

Los procesos de otros tres detenidos en Guantánamo también están previstos para esta semana. El adolescente canadiense Omar Khadr está acusado de lanzar una granada que mató a un soldado estadounidense en Afganistán; el etíope Binyam Muhammad de complotar ataques, y el yemení Alí Hamza al Bahlul de haber tenido vinculaciones con al Qaeda.