El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, asistió el lunes a una demostración aérea de tres helicópteros de fabricación rusa que su gobierno compró como parte de un multimillonario contrato firmado el año pasado.

El presidente Chávez aprovechó la ocasión para culpar a Estados Unidos por haber impedido que Venezuela adquiriera 20 aviones Super Tucano de reconocimiento y combate liviano de la fabricante brasileña Embraer.

Chávez dijo que la operación fracasó porque la empresa brasileña usa tecnología estadounidense.

El mandatario venezolano dijo que nadie impedirá el fortalecimiento de las fuerzas armadas de su país.

Dado que los aviones contenían tecnología estadounidense, Washington habría tenido que aprobar el acuerdo.

Embraer dijo que los aviones Super Tucano son para el combate de armas y narcotráfico, no para el combate.