Políticos árabes sunitas y kurdos en Iraq han rechazado, de nuevo, la nominación del primer ministro Ibrahim al-Jaafari para que mantenga su puesto de primer ministro en el próximo gobierno del país.

Su decisión tuvo lugar después que la alianza chiíta de Iraq estableciera una comisión para ver si era posible convencer a las otras facciones que respaldaran a Jaafari.

Los chiítas son el mayor bloque en el Parlamento, pero necesitan votos sunitas y kurdos para asegurar una mayoría y formar un gobierno.

Líderes chiítas se reúnen de nuevo, este lunes, para decidir cómo proceder.

Ellos han estado tratando de formar un gobierno durante casi cuatro meses. Pero diferencias en torno a Jaafari causaron retrasos.

Líderes kurdos y árabes sunitas dicen que Jaafari no ha hecho lo suficiente para disminuir la violencia sectaria en Iraq.