La Policía italiana arrestó al fugitivo número uno del país, el jefe de la mafia siciliana. Autoridades dijeron que capturaron a Bernardo Provenzano, quien fue buscado por mas de cuatro décadas en su nativa región de Corleone.

El mafioso de 73 años de edad había sido sentenciado en ausencia a cadena perpetua en conexión con más de una docena de asesinatos de pandilleros e investigadores antimafia.

Lo apodaban “El Tractor” por la forma en que mataba a sus enemigos del clan de la Mafia Corleone cuando era joven. Se cree que se hizo cargo de la mafia siciliana después del arresto en 1993 de Salvatore “Toto” Riina, quien sirve cadena perpetua en una cárcel italiana.

Investigadores creen que Provenzano pasó la mayor parte de su vida mudándose de casa en casa en toda Sicilia, debido a un “código de silencio” entre sicilianos. Funcionarios dijeron que nadie lo delató, pero la policía los capturó al seguirle la pista a un paquete que fue entregado en su escondite.