Autoridades británicas desviaron un vuelo de Paris a Dublín al Aeropuerto Prestwick de Glasgow, Escocia, tras una amenaza de bomba.

Representantes de la aerolínea irlandesa, Ryanair, dijeron que las autoridades emprendieron acción después que alguien en el avión pasó una nota a la tripulación advirtiendo que había una bomba abordo del aparato.

Dos cazas de la Real Fuerza Aérea escoltaron la aeronave al aeropuerto escocés. Autoridades están entrevistando a 172 personas que descendieron del avión y registran la aeronave.