Los presidentes de Honduras y El Salvador pusieron fin formalmente a una disputa fronteriza que data de un breve pero sangriento conflicto entre sus países, en 1969, en el que murieron miles de personas.

El mandatario de Honduras Manuel Zelaya y su homólogo salvadoreño Tony Saca, se reunieron, el martes, en la población fronteriza de El Poy, para ratificar su frontera de 375 kilómetros.

Un representante de la Organización de los Estados Americanos, junto a diplomáticos, también asistió a la ceremonia.

La frontera había estado en disputa desde el breve conflicto, el cual se produjo, en parte, debido al resentimiento en Honduras contra los migrantes salvadoreños.

Aunque un acuerdo de paz fue firmado en 1980, el caso fue presentado ante la Corte Internacional de Justicia que, en 1992, estableció un límite que le dio a Honduras el 69% del territorio disputado.