El presidente Bush reafirmó su compromiso con Iraq, señalando que el fracaso no es una opción en ese país.

Este miércoles en la Casa Blanca, Bush dijo que la victoria en Afganistán y en Iraq se logrará cuando esos países tengan democracias que se puedan sustentar y defender por sí mismas.

Bush, cuyo nivel de aprobación ha declinado ostensiblemente, en medio del descenso en el respaldo de la opinión pública estadounidense a la guerra en Iraq, dijo también que no esperaba que nadie concordara con su decisión de ir a la guerra.

El presidente se encontraba acompañado en la ceremonia del Jardín de las Rosas por cuatro gobernadores estadounidenses, de los Estados de Florida, Iowa, Indiana y Virginia Occidental.

Ellos regresaron hace poco de Afganistán e Iraq.

Los gobernadores subrayaron que las tropas estadounidenses con las que sostuvieron reuniones estaban bien entrenadas y recibían un trato adecuado. Asimismo, dijeron que su estado de ánimo era bueno.