En Ecuador, las marchas por el Día del Trabajo sirvieron para apoyar el boicot de los emigrantes a la ley antimigratoria de los EE.UU., a más de criticar a los políticos, el Tratado de Libre Comercio y la presencia de la petrolera estadounidense Occidental en el país.

Desde Quito informa Licenia Espinel.