Un importante grupo internacional que defiende los derechos de los periodistas dijo que 2005 fue el año más mortal para la profesión en una década.

Reporteros Sin Fronteras, que tiene su sede en París, en su informe anual, dice que 63 periodistas y cinco asistentes de los medios fueron muertos en todo el mundo el año pasado.

Agrega que 120 periodistas están actualmente en prisión por ejercer su profesión.

En un informe emitido en la víspera del Día Mundial de la Libertad de Prensa, el grupo cita a Irak como la zona más mortal para los periodistas.

Añade que los gobiernos frecuentemente recurren al asalto e intimidación para controlar el flujo de noticias, y que más de mil periodistas fueron atacados o amenazados el año pasado.

El grupo cita a China y Cuba como los dos países con la mayor cantidad de periodistas presos.

Asimismo menciona las citaciones judiciales a periodistas por sus notas y fuentes en Europa y Estados Unidos como una amenaza al ejercicio de la profesión.