Legisladores italianos y representantes regionales comenzaron a elegir nuevo presidente en un proceso que puede llevar varios días.

Los partidarios del primer ministro Romano Prodi emitieron votos en blanco en la primera ronda este lunes, asegurando que se lleve a cabo una segunda ronda. El bloque de Prodi propuso para presidente al ex comunista Giorgio Napolitana, pero el saliente primer ministro Silvio Berlusconi lo rechazó para el cargo.

El bloque de Berlusconi dice que respalda al asesor político de Berlusconi, Gianni Letta, para remplazar al saliente presidente Carlo Azeglio Ciampi. Para ganar, un candidato necesita recibir los votos de dos tercios de los más de mil delegados. Si se cumplen tres rondas de votación sin éxito, una simple mayoría decide al ganador.

La Presidencia de Italia es mayormente ceremonial, pero el próximo presidente debe ocupar su cargo antes de que Prodi pueda formar gobierno.