La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, dijo que los gobiernos de occidente esperarán varias semanas antes de presionar a la Organización de las Naciones Unidas para que emprenda una acción contra Irán y su sospechado programa nuclear.

Rice habló este miércoles en declaraciones a la televisión estadounidense, expresando que ese período permitirá a los europeos diseñar un conjunto de incentivos destinados a persuadir al gobierno de Teherán a que ponga fin a su programa de combustible nuclear.

Entre tanto, el presidente Bush dijo que una carta del presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad no contesta la cuestión clave sobre cuándo Teherán abandonará su programa nuclear.

El martes, funcionarios estadounidenses calificaron a la carta como un intento de último momento por dividir al Consejo de Seguridad de la ONU. Los cinco miembros permanentes del Consejo están considerando si imponer o no sanciones a Irán por negarse a poner fin a sus actividades de enriquecimiento de uranio.

En otro acontecimiento, la revista Time publicó una carta abierta de un importante funcionario iraní, ofreciendo lo que describe como el fundamento para negociaciones a fin de resolver el impasse nuclear.