El Departamento de Justicia de Estados Unidos informa que abandonó la investigación del programa de monitoreo nacional del gobierno, porque los investigadores no lograron obtener el visto bueno de la Agencia Nacional de Seguridad, NSA, por sus siglas en inglés.

En una carta dirigida, el miércoles, al representante demócrata Maurice Hinchey, de Nueva York, la Oficina de Responsabilidad Profesional del Departamento de Justicia señaló que la NSA rechazó su petición de pases de seguridad, el día anterior.

La oficina indicó que había efectuado la solicitud en enero.

El Departamento de Justicia investigaba el papel que sus propios abogados desempeñaron en la aprobación del programa de monitoreo nacional, que permite el espionaje de conversaciones telefónicas internacionales privadas y de correos electrónicos con presuntos terroristas en el exterior, por parte de personas que viven en Estados Unidos.

El gobierno de Bush señló que el programa está centrado con exactitud en personas, presuntamente relacionadas con la red terrorista Al-Qaeda.