El Papa Benedicto XVI dijo al presidente Hugo Chávez que está preocupado por las reformas religiosas en su nación mayoritariamente católica.

El pontífice y Chávez se reunieron este jueves en el Vaticano. El vocero de la Santa Sede declaró que el vicario de la Iglesia Católica está preocupado por una propuesta que proscribe la enseñanza de religión en las escuelas venezolanas. Señaló que el Papa espera que la Universidad Católica Santa Rosa pueda mantener su identidad religiosa.

El santo padre también pidió al presidente de Venezuela que los programas de salud de la nación “respeten la vida”, en aparente referencia al aborto, al cual se opone la iglesia. El gobernante venezolano aseguró a Benedicto 16 su compromiso de “superar cualquier tensión en el respeto a los derechos legítimos de todos”.

Chávez a menudo cita pasajes de la Biblia durante sus discursos, pero ha chocado con el liderazgo católico venezolano, refiriéndose a él como un “cáncer”.