El fiscal general británico, Meter Goldsmith, criticó fuertemente el campamento de detención estadounidense de la Bahía de Guantánamo, Cuba, y pidió que sea clausurado. Goldsmith calificó este miércoles en Londres la existencia de esa prisión como “inaceptable” y señaló que se ha convertido en símbolo de injusticia.

Los comentarios del fiscal son la crítica más dura sobre Guantánamo que ha sido formulada por un funcionario británico. Estados Unidos tiene detenidos prisioneros desde 2002 bajo sospecha de estar involucrados en terrorismo o combatir para el Talibán en Afganistán.

El presidente Bush declaró el domingo pasado en una entrevista para la televisión alemana que le gustaría cerrar el campamento, pero señaló que está esperando que la Corte Suprema de Justicia decida si los detenidos de ese lugar deberán ser juzgados por un tribunal civil o por una corte marcial.