Los pronosticadores del tiempo dicen que lo peor está por venir en el Noreste de Estados Unidos, donde cuatro días de lluvia han causado extensas inundaciones.

Fuertes aguaceros han caído, este lunes, en Massachusetts, Nueva Hampshire y Maine, donde los gobernadores han declarado estado de emergencia.

Las autoridades informan que el total de precipitaciones podría alcanzar los 35 centímetros, mientras que el nivel de agua llega a la cintura de un adulto promedio.

Las fuertes lluvias obligaron a centenares de personas a abandonar sus hogares.

Por otro lado se han anunciado más advertencias de inundaciones en la región de Nueva Inglaterra.