Las autoridades iraquíes informan que por lo menos catorce personas resultaron muertas, como consecuencia de un ataque insurgente contra un taller de reparación de vehículos.

La policía dio a conocer que los extremistas dieron muerte a cinco guardias, antes de hacer explotar un coche bomba. Por lo menos 33 personas resultaron heridas.

Hasta ahora se desconoce la razón del ataque. Anteriormente, por lo menos seis civiles murieron en enfrentamientos entre la policía e insurgentes, en el distrito Dora de Bagdad, informaron las autoridades iraquíes.

En otra parte de Bagdad, una bomba causó la muerte a un soldado estadounidense que realizaba patrullaje a pie. Otros dos estadounidenses perdieron la vida en un ataque similar, en Balad, el lunes.

Mientras tanto, en el juicio de Saddam Hussein, testigos de la defensa rindieron testimonio a favor de tres de los co-acusados relacionados con el ex gobernante.