Estados Unidos decidió restablecer relaciones diplomáticas totales con Libia, por primera vez en un cuarto de siglo, y retirarla de la lista de Estados patrocinantes del terrorismo.

La secretaria de Estado, Condoleezza Rice, dijo, en una declaración, el lunes, que las acciones son en reconocimiento al compromiso de Libia de renunciar al terrorismo y abandonar su programa nuclear.

El Departamento de Estado espera que el cambio en las relaciones de Estados Unidos con Libia envíe un mensaje a otras naciones, particularmente Irán y Corea del Norte, dos países que, según Washington, están tratando de fabricar armas nucleares.

Libia estuvo implicada en el ataque con explosivos contra una discoteca, en Berlín, en 1986, donde murieron dos soldados estadounidenses.

En respuesta, aviones estadounidenses atacaron objetivos en Trípoli y Benghazi, y Washington impuso sanciones contra Libia.

Trípoli también fue responsable del ataque con explosivos contra un avión de Pan Am, en 1988, cuando volaba sobre Lockerbie, Escocia, donde murieron 270 personas.