Suiza remplazó a la totalidad de sus funcionarios en su embajada en Islamabad, Pakistán, como resultado de acusaciones de que algunos de sus empleados están implicados en la trata de seres humanos.

Las autoridades suizas también remplazaron a personal del consulado de su país en Karachi.

Los cambios afectan tanto a los ciudadanos suizos como a los empleados pakistaníes.