La Policía aquí en Washington, reabrió un edificio de oficinas de la Cámara de Representantes luego que una alarma de seguridad determinara hoy su clausura.

Las autoridades recibieron un informe telefónico del sonido de posibles disparos en el garaje del edificio Rayburn de la Cámara Baja. Una portavoz policial del Capitolio Nacional, la sargento Kimberly Schneider, declaró posteriormente que el sonido fue probablemente producido por un grupo de trabajadores de la construcción que realizaba labores en el edificio.

Medidas de seguridad y tácticas de respuesta se han intensificado de gran manera en Washington y otras ciudades, desde los ataques terroristas de septiembre de 2001.