Comenzó a llegar la ayuda internacional a partes de la isla indonesia de Java, devastada por un terremoto, el sábado, mientras el número estimado de muertos pasa de cinco mil.

Un avión de la ONU llegó a Java hoy, lunes, con agua, carpas, utensilios de cocina y paquetes de artículos de higiene, para el distrito de Bantul, en la provincia de Yogyakarta, la zona más afectada.

Las autoridades indonesias también reabrieron el dañado aeropuerto de la ciudad de Yogyakarta, lo que permite la llegada de más vuelos humanitarios, con médicos y equipo médico.

Sin embargo, las autoridades dicen que los esfuerzos de ayuda son inadecuados y deben ser acelerados. Trabajadores de ayuda dicen que refugio es la principal prioridad para los supervivientes del sismo de magnitud 6,3.

Muchas de las casi 200 mil personas que quedaron sin vivienda pasaron la noche a la intemperie, en medio de la lluvia.

El presidente indonesio, Susilio Bambang Yudhoyono, postergó una visita a Corea del Norte y Corea del Sur para permanecer en Yogyakarta y supervisar los esfuerzos de ayuda. El gobierno de Indonesia informó que planea gastar 107 millones de dólares en ayuda para las víctimas y reconstrucción en los próximos 12 meses.