Los ministros de finanzas del Grupo de las ocho naciones más industrializadas se reúnen en San Petesburgo este viernes, para debatir cómo proteger el crecimiento económico global del aumento de los precios del petróleo y de la inflación.

De acuerdo con el texto propuesto como resumen de declaración para ser presentada al final de los dos días de conversaciones, los ministros de finanzas creen que el crecimiento de la economía mundial es fuerte y puede ser ampliamente incrementado.

Sin embargo, los altos y volátiles precios de la energía son los factores que ponen en riesgo ese crecimiento.

La declaración también transmite las preocupaciones sobre lo que los ministros de finanzas definen como “desequilibrios económicos” en el sentido de la debilidad del dólar estadounidense y el alto superávit comercial Chino.

Rusia, que todavía no tiene un estatus completo dentro del Grupo de los Ocho, será anfitriona de la próxima reunión cumbre del G-8 que se realizará en julio y ha colocado al tema de la energía al tope de la agenda.

Rusia se ha convertido en uno de los mayores abastecedores de petróleo y gas natural en el mundo, al tiempo que los precios de la energía se encuentran en niveles récord.