Un fuerte terremoto de magnitud 6, 2, en la escala de Richter, sacudió a Japón esta mañana.

El movimiento telúrico ocurrió unos 140 kilómetros bajo tierra en la prefectura de Oita, en la sureña isla de Kyushu. Por lo menos 5 personas resultaron heridas.

Algunos servicios locales de trenes fueron suspendidos temporalmente y los trenes rápidos, que conectan la región con Tokio, se vieron obligados a reducir su velocidad durante varias horas.

Las plantas nucleares en el área no se vieron afectadas y no se emitieron advertencias de tsunamis.

Japón es uno de los países más sísmicos del mundo.