La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, dijo este lunes que cualquier lanzamiento por parte de Corea del Norte de un cohete de largo alcance sería considerado “un asunto muy grave” y un “acto de provocación”.

“Sería un asunto muy grave y sin duda un acto provocativo, si Corea del Norte decide lanzar ese misil. Obviamente consultaremos sobre los pasos a dar, pero puedo asegurar a todos que va a ser considerado con la máxima seriedad.”

Funcionarios de inteligencia indicaron que ellos creen que Corea del Norte tiene la intención de probar un cohete de largo alcance con la capacidad de llegar a Alaska, Hawai o la costa oeste del territorio continental de Estados Unidos. Funcionarios estadounidenses aquí en Washington dijeron que Corea del Norte a terminado de cargar combustible en un misil a fin de prepararse para una posible prueba.

La televisión estatal de Corea del Norte citó anoche un comentario ruso que calificaba las denuncias sobre el cohete de “especulación no confirmada” diseminada por Estados Unidos, pero no ha habido respuesta directa del gobierno de Pyongyang.