Fiscales iraquíes pidieron la pena capital para el ex líder Saddam Hussein y dos de sus coacusados por las muertes de 148 chiítas.

En su argumento de cierre este lunes en Bagdad, los fiscales pidieron que Saddam, su medio hermano Barzan Ibrahim al-Tikriti, y el ex vicepresidente Taha Yassín Ramadán sean sentenciados a muerte.

Los argumentos dieron paso a la fase final del procedimiento en el juicio que ya lleva ocho meses. Saddam y siete coacusados son culpados de la muerte de 148 chiítas en la población de Dujail, luego de un intento de asesinato contra Saddam en 1982.

Entre tanto, un grupo insurgente iraquí dio a conocer que secuestró a dos soldados estadounidenses que desaparecieron en un ataque el viernes en el sur de Bagdad. El grupo, vinculado a al-Qaeda en Irak, emitió su declaración hoy en la Internet, pero funcionarios estadounidenses dijeron que no han podido confirmarla.