El Senado estadounidense de mayoría republicana dio su aprobación a la política del presidente Bush sobre Irak al derrotar firmemente la propuesta demócrata para el retiro de tropas en Irak.

El vicepresidente Dick Cheney criticó la propuesta demócrata declarando a la cadena de televisión CNN que es absolutamente “la peor cosa que podemos hacer en este momento.”

Una propuesta demócrata pedía un re-despliegue por etapas de tropas a partir de este año, mientras que otra establecía el mes de julio de 2007 como fecha límite para la retirada total. El dirigente de la minoría del Senado, Harry Read, rechazó argumentos republicanos de que una retirada militar sería una acción irresponsable.

 Señaló que Estados Unidos no debe tener un compromiso abierto en Irak y que las tropas deberían ser retiradas para responder a otros desafíos mundiales. El líder de la mayoría senatorial, Hill Frist, argumentó que el objetivo de edificar un Irak democrático es posible, y se está logrando.