Felipe Calderón, candidato conservador en las elecciones presidenciales más reñidas de la historia de México, afirma que ganó los comicios, pero su oponente izquierdista señaló que recusará la exactitud del conteo de votos.

Calderón se encuentra delante del izquierdista Andrés Manuel López Obrador por un uno por ciento, con el 98 por ciento de los votos escrutados.

López Obrador aseguró que impugnará los resultados si las cifras definitivas que serán dadas a conocer, esta semana, muestran que perdió las elecciones.

El aspirante del PRD señala que hubo muchas irregularidades, entre ellas tres millones de boletas electorales cuyo origen se desconoce.

El ex alcalde de Ciudad de México hizo un llamado a sus seguidores para que mantengan la calma, indicando que demandará ante la justicia al Instituto Electoral independiente de México.