El primer contingente de soldados japoneses retornó de Iraq, donde completó la mayor misión militar japonesa en el extranjero desde la Segunda Guerra Mundial.

Unos 170 efectivos militares llegaron a Tokio, este jueves, desde Iraq, vía Kuwait.

El resto de la fuerza de 600 efectivos llegará a su patria la semana próxima.

La misión comenzó en 2004 con el fín de proporcionar apoyo humanitario y asistencia en reconstrucción a la gente en Samawah, en el sur de Iraq.

Los militares partieron de Iraq a comienzos de este mes, después de que fuerzas iraquíes asumieron responsabilidad por la seguridad en el área.

El contingente japonés no sufrió bajas durante su misión, y no intercambió disparos con fuerzas hostiles.

La Fuerza Aérea de Japón permanecerá involucrada en Iraq, en el transporte de bienes y personal para la coalición liderada por Estados Unidos.