Un cese el fuego mediado por la ONU comenzó a entrar en vigencia en el Líbano mientras las fuerzas israelíes y combatientes de Hezbolá detienen sus ataques, después de más de un mes de enfrentamientos.

No se han reportado combates desde que la tregua comenzó a las 8 de la mañana, hora local. Los combates continuaron hasta los últimos minutos antes del cese de hostilidades.

Oficiales del ejército israelí informaron que algunos de sus efectivos se retiraron del sur de Líbano después que comenzó la tregua, pero dijeron que la mayoría de las fuerzas israelíes permanecerán en las posiciones hasta donde han avanzado en días recientes.

Miles de libaneses desplazados llenan las carreteras en el inicio de una lenta jornada de regreso a sus hogares en poblaciones del sur de la nación. La mayoría de carreteras y puentes del sur de Líbano fueron bombardeados por Israel en los 34 días de conflicto.

El corresponsal de la VOA en Beirut informa que el tráfico está volviendo a la normalidad y otro corresponsal en el sureño puerto de Tiro, dice que el ruido de los ataques aéreos y de artillería israelíes se ha dejado de escuchar.

Fuentes militares de Israel dijeron que el bloqueo marítimo y aéreo de Líbano continuará hasta que se ponga en marcha un sistema internacional para evitar que Hezbolá reciba cargamentos de armas.

Funcionarios de seguridad libaneses dijeron que aviones de guerra israelíes atacaron blancos de Hezbolá en el este de Líbano y lanzaron panfletos contra Hezbolá en Beirut, poco antes de las 8 de esta mañana.

Por otro lado, autoridades libanesas indicaron que aviones israelíes también causaron la muerte de siete personas en la aldea de Brutal, en el Valle de Bekaa el domingo por la noche.

Israel por su parte, dice que siete de sus soldados perecieron el domingo y que Hezbolá disparó 250 cohetes desde la frontera, que causaron la muerte a un civil.

Fuentes militares dicen bloquearon intentos de Hezbolá por atacar a Israel con aviones no tripulados y con un camión cargado de explosivos.