En México, la policía antimotines dispersó con gases lacrimógenos a manifestantes que se habían congregado frente al Congreso para exigir un recuento total en las elecciones presidenciales del mes pasado.

La medida fue tomada para terminar con un breve enfrentamiento ocurrido el lunes entre la policía y los partidarios del candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

El ex alcalde mexicano argumenta que hubo fraude en las elecciones que perdió por estrecho margen ante su rival Felipe Calderón, y ha instado a que se realice un recuento de los sufragios.

El Tribunal Federal Electoral ordenó el recuento del 9% de los 130 mil centros de votación del país.

El recuento terminó pero los resultados no han sido dados a conocer al público. El domingo, López Obrador amenazó con realizar más protestas si las autoridades declaran ganador a Calderón.

La corte tiene hasta el seis de septiembre para declarar a un presidente electo.