Las autoridades holandesas afirmaron que el incidente del miércoles a bordo de un avión estadounidense que regresó a Ámsterdam justo después del despegue, no tiene conexión con terrorismo.

El ministro de justicia holandés Piet Hein Donner efectuó el anuncio hoy jueves, luego que los fiscales interrogaran a 12 pasajeros detenidos por conducta sospechosa.

Los testigos a bordo del vuelo que se dirigía a India indicaron que los individuos despertaron inquietudes cuando comenzaron a pasarse los teléfonos móviles de uno a otro, tratando de efectuar llamadas cuando el DC-10 de Northwest Airlines despegaba el miércoles temprano.

Las autoridades holandesas infirmaron que a los 12 individuos detenidos en el aeropuerto Internacional Schipol de Ámsterdam no han sido acusados de crimen alguno.

Asimismo, los funcionarios dijeron que el avión recién había cruzado al espacio aéreo germano cuando la tripulación hizo sonar la alerta.

Aviones de combate holandeses escoltaron al avión de regreso en Ámsterdam.