Investigadores en los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, cerca de Washington, dicen que por primera vez han tratado exitosamente el cáncer de piel usando terapia genética.

Los científicos manipularon células del sistema inmunológico para luchar contra el melanoma, la forma más mortal del cáncer de piel.

Normalmente, los linfocitos o células T luchan contra las bacterias y los virus pero tienen una débil respuesta al cáncer.

No obstante, en un trabajo que llevó muchos años, los expertos exitosamente aumentaron la respuesta de las células T para luchar contra el cáncer.

Diecisiete pacientes con melanoma que se había extendido en todo su cuerpo participaron en el estudio, recibiendo diferentes modificaciones del tratamiento.

Los investigadores dicen que en tres pacientes no hubo progreso, pero dos de los pacientes están ahora libres de cáncer, un año y medio después de comenzar el tratamiento.

El resto de los pacientes no resultaron curados pero tienen más células luchando contra el cáncer de lo que tenían antes.