El presidente de Bolivia, Evo Morales, rechazó las críticas estadounidenses a la política anti-drogas de su país y blandió una hoja de coca, durante el discurso que pronunció ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.

La acción del presidente Morales ocurrió después de que Estados Unidos emitiera un informe en el que dijo que Bolivia estaba haciendo demasiado poco para luchar contra el tráfico de drogas.

El estudio afirma que Bolivia ha entorpecido los esfuerzos de erradicación de drogas al permitir más cultivo de coca, la cual tiene usos tradicionales pero también es la materia prima para la cocaína.

Bolivia es el tercer productor del mundo de cocaína. Morales dijo a los delegados en Nueva York que la coca es verde y no blanca como la cocaína, y que, científicamente, está demostrado que la hoja de coca no perjudica la salud humana.

El mandatario boliviano dijo que su país no será presionado para que cambie sus políticas. Por otra parte, Morales llamó a la retirada de efectivos militares de Iraq.

El presidente de Bolivia no mencionó directamente a Estados Unidos pero dijo que es importante retirar las tropas, afirmó, si queremos respetar los derechos humanos.