Un juez estadounidense dictaminó que los fumadores que pensaban que los cigarrillos “suaves” eran más seguros que los regulares pueden demandar por fraude a las tabacaleras.

Este lunes, un juez federal en Nueva York dijo que los fumadores estaban justificados para proceder como grupo, con el fin de lograr pagos de hasta 200 mil millones de dólares.

La medida grupal acusa a las tabacaleras de hacer falsas afirmaciones sobre la seguridad de lo que está etiquetado como cigarrillos “suaves” cuando, indica la querella, los fabricantes ocultaron información según la cual los cigarrillos suaves son tan peligrosos como los regulares.

Los abogados de la defensa para las empresas tabacaleras nombradas en la demanda, que representan más de 65 marcas de cigarrillos, argumentan que los fumadores tuvieron varias razones para escoger los cigarrillos suaves y que ellas no pueden ser sumadas en un solo caso de acción grupal.

Al conocerse la decisión, los precios del índice del tabaco en la bolsa de NY cayeron 5%.