El ex director ejecutivo de WorldCom, Bernard Ebbers, iniciará su sentencia a prisión por 25 años hoy por la responsabilidad que le cabe en una estafa por 11 mil millones de dólares.

El año pasado, Ebbers, de 65 años de edad, fue condenado por inflar las ganancias de Worldcom y por haber ocultado sus gastos para engañar a los inversionistas y prestamistas, derivando en la mayor quiebra de la historia de Estados Unidos.

El fraude les costó el puesto a unos 20 mil empleados, además de la pérdida de 600 millones de dólares en jubilaciones.

Entretanto, el ex jefe de finanzas de Enron, Andy Fastow, enfrenta hoy una sentencia por fraude empresarial que derivó en el colapso de Enron en 2001.

A cambio de una sentencia máxima de 10 años de prisión, Fastow admitió haber desarrollado una elaborada estafa para ocultar la enorme deuda de Enron, inflando las ganancias para engañar a los inversionistas.

Fastow también testificó contra el fundador de Enron, Kenneth Lay y contra su director ejecutivo, Jeffrey Skilling.

Ambos fueron condenados posteriormente por la estafa.

Enron se declaró en quiebra en 2001, acarreando pérdidas por miles de millones de dólares a los inversionistas y dejando a miles de personas sin trabajo.