El soldado estadounidense Francis Lupo, quien murió hace 88 años en una batalla de la Primera Guerra Mundial, fue sepultado con honores militares en el Cementerio Nacional de Arlington, en las afueras de Washington.

Varias personas, incluso familiares y militares franceses asistieron a la ceremonia en honor de Lupo, quien había sido considerado “desparecido en acción”, tras un ataque contra las fuerzas alemanas cerca de Soissons, Francia, en 1918, conocida como la segunda batalla de Marne.

En 2003, arqueólogos franceses descubrieron algunos fragmentos óseos de Lupo cuando trabajaban en un proyecto de conservación.

Los restos fueron identificados posteriormente por la oficina de Prisioneros de Guerra y Desaparecidos en Acción del Pentágono.

El Pentágono dijo que Lupo, quien murió a la edad de 23 años, es el primer soldado de la Primera Guerra Mundial que es identificado por la entidad.