Una ceremonia, en la que se volvió a enterrar al ex-presidente argentino Juan Domingo Perón, degeneró en violencia, este martes, mientras facciones peronistas rivales se lanzaban piedras, obligando a la policía antimotines a usar gas lacrimógeno para restablecer el orden.

Una persona fue televisada mientras hacia un disparo con un arma de fuego.

Por lo menos 40 personas resultaron heridas en los enfrentamientos mientras los restos del ex mandatario eran transferidos de un cementerio de Buenos Aires a un nuevo mausoleo, para su tercer entierro desde su muerte, en 1974.

Informes indican que los disturbios comenzaron cuando la gente comenzó a tratar de ubicarse en los mejores lugares para observar la ceremonia, la cual se realizó en las afueras de la capital.

Los enfrentamientos hicieron que el presidente Néstor Kirchner cancelara planes de participar en el acto.

El cuerpo de Perón fue enterrado primero en el palacio presidencial argentino, pero después de un golpe militar, en 1976, dos años después de su muerte, sus restos fueron llevados a la cripta familiar.

En 1980 fueron desenterrados por vándalos que le cortaron las manos.