Dolientes en el Líbano comenzaron a presentar sus últimos respetos al ministro de gabinete opositor de Siria, Pierre Gemayel, quien fue asesinado a tiros en un suburbio de Beirut el martes.

Multitudes se reunieron este miércoles en Bikfaya, la población nativa de Gemayel, donde fue llevado a la casa de su familia, el ataúd del ministro de industrias libanés de 34 años.

Los atacantes emboscaron al político cristiano en su vehículo el martes.

Líbano observa 3 días de duelo nacional. Las celebraciones por el día de la Independencia, que debían realizarse hoy fueron canceladas.

El asesinato ha generado condenas en todo el mundo.

Estados Unidos lo llamó un acto de terrorismo e intimidación contra el gobierno electo de Líbano, mientras los líderes libaneses han instado a la calma.

El funeral se ha programado para el jueves. Líderes libaneses antiSiria culpan a Damasco por el ataque.

El primer ministro libanés Fouad Siniora dijo que el país no será intimidado.

El ex presidente Amin Gemayel, padre del ministro ibanés, exhortó a la moderación mientras manifestantes se lanzaban a las calles en partes de Beirut.

Gemayel es el más reciente político opuesto a Siria que es asesinado en el Líbano en los últimos dos años.

Siria ha negado su participación en los atentados.

Entretanto, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el martes los planes para un tribunal internacional especial que enjuiciará a los sospechosos del asesinato en 2005 del ex primer ministro libanés Rafia al-Hariri.

 Una investigación de la ONU ha implicado a funcionarios sirios en ese asesinato.