Los médicos británicos que tratan al gravemente enfermo espía ruso, en un caso de supuesto envenenamiento, dicen que su condición ha empeorado pero han determinado que no se trató de talio o de radiación.

Un especialista en cuidado intensivo dijo a la prensa, en Londres, que el paciente, Alexander Litvinenko, se encuentra grave.

El Dr. Geoff Bellingan dijo que sus colegas están ahora convencidos de que la condición del paciente no es resultado de envenenamiento por talio ni sustancias radioactivas.

El facultativo informó que aún siguen sin saber de qué enfermedad se trata. Previamente, un amigo de Litvinenko dijo que el paciente, de 53 años, había sufrido un ataque al corazón y ahora se encuentra en un respirador artificial.

La policía antiterrorista británica está investigando si el envenenamiento fue un intento de homicidio.

Los amigos de Litvinenko acusan a agentes rusos de tratar de matarlo por sus abiertas críticas al presidente Vladimir Putin.

El servicio de inteligencia extranjera de Rusia ha negado enfáticamente toda participación en el hecho.